lunes, 18 de julio de 2016

CRÓNICA DEL SEGUNDO FESTEJO DE LA LÍNEA 1966


SEGUNDA DE FERIA DE LA LÍNEA 1966.

En La Línea de la Concepción 18. En la segunda de feria se puso el cartel de "no hay billetes". Para presenciar el espectáculo que nos ofrecieron luego los tres espadas Antonio Ordoñez, Miguel Mateo "Miguelin" y Carlos Corbacho.

Los toros pertenecieron a la vacada de Don Juan Pedro Domecq, y todos fueron mansurrones. Algunos llegaron con cierto peligro a la muleta.

Antonio Ordoñez



Antonio Ordoñez, al primero que fue manso, lo recibió con la muleta con cuatro pases por bajo, haciéndole una breve pero magnifica faena. Mató de un estocada y escucho una gran ovación que le obligo salir al tercio.
En su segundo estuvo colosal, lo recogió con el capote y ya toda la labor fue extraordinaria, seis verónicas inmensas con un remete de media superior. Con la muleta, aunque el toro punteaba por los dos lados, Ordoñez lo aguanto, dando una tanda de naturales y derechasos sublimes adornándose con giraldillas y molinetes. Entra a matar cobrando un pinchazo, que hubo de repetir de nuevo en gran estocada. Se le concedieron las dos orejas y rabo.






Miguelin



Miguelin, fijó a su primero con tres verónicas y media formidables. Coloco con gran maestría y conocimiento dos pares de banderillas en todo lo alto. Con la muleta a un toro quedado, le hizo una variada faena, compuesta de ayudados por alto y pase circulares, toreando muy bien. Mató de una estocada y se le conceden las dos orejas.
En su segundo enemigo resulto peligroso, pero Miguelin, lo toreó de muleta por bajo y luego con la derecha instrumentó pases en redondos y naturales. Se adorna y mata de un pinchazo y estocada . Ovación grande.









Carlos Corbacho

Carlos Corbacho, recibe a su primero con seis lances con los pies juntos formidables. Luego hizo una faena muy variada en la que en todos sus pases puso su empaque de gran torero.Los derechazos en redondos y los naturales fueron magníficos. Siguió adornándose con giraldillas y molinetes de rodillas y afarolados. Mató de una estocada y descabello, concediéndole las dos orejas.
A su segundo también lo toreó extraordinariamente de capa, pero con la muleta no pudo sacar partido, pues el bicho, de arrancada corta, se defendia y ponia en peligro la integridad del torero. Mató de una estocada y descabello al segundo golpe, escuchando una gran ovación. Los tres espadas fueron aplaudidos.- Corresponsal.







Crónica de ABC  19 de julio del 1966.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias

QUIZÁ TAMBIÉN LE INTERESE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...