sábado, 19 de mayo de 2018

OREJA PARA PACHECO EN VIC

Se ha celebrado hoy 19 de mayo, la novillada matinal que abre la Feria de de Pentecostés de Viv-Fezensac (Francia), templo de peregrinación torista a la que se han acercado algunos aficionados que nos han mandado wassaps y emesemes con los que componemos la siguiente crónica: 

Se han lidiado cuatro novillos de la ganadería madrileña de El Retamar, de encaste Núñez, por el linense Miguel Ángel Pacheco y el novillero francés El Adoureño

El primer  novillo con cara pero escurrido, abanto y reservón en el capote. Entró tres veces al caballo con prontitud y empujó con fijeza pero sin fuerza. Muy mal picado. En la muleta desarrolló mucho peligro, calamocheando y con tendencia a pararse. Pacheco no se afligió pero no se hizo nunca con el bicho. Estocada baja muy efectiva en el "rincón". Aplausos para el novillo en el arrastre.

Al segundo, un novillo altote, lo capoteó velozmente el Audureño con verónicas eléctricas. para que después le pusieran una puya cerca del rabo y lo castigaran en exceso con otras tres, por lo que el picador se ganó la bronca de la tarde. En la muleta resultó muy complicado, incierto, se paraba al poco de arrancar, cabeceaba, se revolvía, desarrollaba sentido. Ante bicho de tal condicón, el Adoureño andó aseado y lo mató de media y un montón de descabellos. Silecio. 

El tercero, con muy buena cara, fue un novillo incieto que tomó tres puyas traseras de la que se salio suelto. Muy pitado el picador por poner la vara mal. Destacó pareando Corruco de Algeciras, que saludó. Comenzó protestando el novillo en la muleta pero terminó Pacheco metiéndolo en la muleta demostrando tablas y experiencia aunque quizá se pasó algo de faena y a veces estuvo poco ceñido. Mató de pinchazo y estocada y el presidente le concedió una oreja  a petición de media plaza. Aplausos para el novillo en el arrastre.  

El cuarto de la mañana ofreció un gran tercio de varas al arrancarse de lejos con alegría lo que provocó que, aunque no estuvo lo que se dice fino, el público despidiera al picador poniendose de pie y entre aplausos. El Adoureño, que había recibido al novillo de capa con mucha frialdad, inició la faena de muleta con pase cambiado por la espalda, dio unos derechazos con gusto y lo sacó a los medios con naturales. Hasta ahí todo bien pero entonces comenzaron a fallarle las fuerzas al novillo y se las ideas al Adoureño ,que se perdió en un piélago de pases insulsos y poco ajustados adobados con algunos enganchones que remató con horrendos circulares muy pitados por sus compatriotas, que veían como se dejaba un buen toro sin torear. Además, muy mal matando de más de media y descabello. Fue muy aplaudido en novillo, al que se le dio la vuelta al ruedoy saludó el mayoral.

Así nos lo han contado y así lo escribimos, como si lo hubiéramos visto. Una cosa nos sorprende, esa manía de los franceses de abroncar a los picadores si la suerte de varas se ejecuta mal y de aplaudirles cuando la hacen bien. En España eso no se lleva ya, se pita cualquier intento de ejecutar la suerte y, particularmente en Sevilla, se aplaude a los de acaballo hagan lo que hagan, sobre todo si se caen.  En fin cosas de esos irreductibles galos. 

1 comentario:

  1. Gracias Javier por tu crónica y felicidades al torero linense por su triunfo.

    ResponderEliminar

Gracias

QUIZÁ TAMBIÉN LE INTERESE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...